miércoles, 30 de junio de 2010

El verano y la armonía zen

-¿Qué haces ahí tirado con el día que hace?
-Deja, deja, que lo del verano lo llevo fatal.
-Ya, como todos los años...
-Este peor. Es que con tanto sol, tanta niña mona, tanto tiempo libre.
-Eso te pasa por pasarte el año estudiando, ahora no tienes nada que hacer. Puedes ir igual a la biblioteca, a ver si conoces a alguna que te haga caso.
-¡Ni de coña! Allí es peor, además con tanto escote, tanta minifalda, tanta sonrisa.... me pongo malo solo de pensarlo. ¡Pero muy malo!
-Y por eso te quedas en casa, como si te hubiesen encadenado al ordenador.
-Es que mi cacharro es el único que me entiende.
-Tu estás tonto, pero tonto puerta. ¡Anda! Ven conmigo a tomarnos unas cañas y verás como se te quita la tontería.
-Tontería... lo que tengo no es tontería, es que cada vez que veo a una lozana moza en edad de merecer mis amorosas atenciones se me va la sangre de la cabeza y pierdo la noción del espacio y el tiempo, la razón  me abandona y el instinto primigenio de procreación y egoísta hedonismo animal se apodera de mi, llevándome a un estado natural en la adolescencia pero impropio de una mente adoradora de los prefectos kantianos y aferrima enemiga del superhombre nischeriano. Así, mi buen amigo, nunca alcanzaré el zen y la armonía.
-Mira, lo que te pasa es lo comúnmente denominado "estúpido ardor veraniego" y tiene cura. Tu te vienes conmigo a la playa del Bao, paradisiaca playa, llena de jóvenes en edad de tontear, hermosas y gráciles y verás como enseguida se te pasa. Y esto te lo digo así para que me entiendas.
-¡Loco! ¿Quieres que me de un ataque?
-Nooo, mira, es muy fácil, después de ver en menos de un dos minutos al décimo grupo de adorables muchachas te parecerá tan normal que para que alguna te altere tendrá que ser una diosa. Así se te quita la tontería.
-¡Curación por saturación! Podría funcionar.
-Venga, coge la toalla y vámonos. ¡Y no te dejes la crema del sol que ya te veo rojo intenso en media hora!

6 comentarios:

  1. ¡Pues sí que lo llevas mal, si!... ¿y lo que te pasa se llama “instinto primigenio de procreación”? ….jajaja
    No sé yo…
    Y lo de la cura por saturación va a ser peor, pero bueno por lo menos disfrutas de las vistas paradisiacas….., y ¡la crema! …¡Que te vas a poner rojo, fijo! jajaja...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Si, si, que creo que el calentamiento no va a ser del calor de verano....anda que ahora le poneis nombres raros a lo que toda la vida se ha llamado :estar mas salido que una esquina. Si hombre que la cura no creo que sea esa , pero haya tú ¿eh?. Y en lo de la crema estoy de acuerdo que la lleves , que suele refrescar.....

    ResponderEliminar
  3. Ya sabia yo que la calenturienta y malvada mente humana pensaría en adjudicarme el protagonismo exclusivo de esta pequeña historia.

    Por cierto, se la dedico a Luis, que tan mal lo pasaba en verano.

    ResponderEliminar
  4. Si, si,en verano...y en ourense, en vigo....en donde hubiera zagalas de buen ver, de las que surgen de repente en primavera mostrando piel. Como para no acabar trastornado XPPPP

    ResponderEliminar
  5. Pos... y ahora que curro en donde el 70% son zagalas de menos de 35? En una ciudad donde todas pasan mucho calorcito?

    Carlos tiene razón: la cura por saturación funciona... casi siempre. La primavera del año pasado fue in-fer-nal.

    ResponderEliminar
  6. Sabía que la buena gente lo entendería.

    Un saludo a Ivan y a Luis, a ver cuando nos podemos ver.

    ResponderEliminar